Inicio


Folleto  -  Guía docente  -  Memoria


¿Por qué hacer un MBA?

La sociedad en general y el mercado laboral en particular demandan cada vez con más frecuencia profesionales de la gestión  en el ámbito empresarial que tengan una formación generalista y  unas habilidades y capacidades tales como la de trabajar en grupo, el liderazgo, el tener una buena comunicación, el ser capaz de tomar decisiones o el saber abordar los problemas desde una perspectiva y con un enfoque interdisciplinares.

Este conjunto de habilidades constituye un síntoma de madurez intelectual y profesional y, en la mayoría de los casos, la única forma de poder resolver los problemas de gestión empresarial, de asumir las consecuencias de las soluciones adoptadas y, en su caso, de adoptar las medidas correctoras oportunas.

El MBA está orientado a cubrir estos aspectos y ello con un profundo e inequívoco enfoque profesional. En efecto, el reto al que el alumno del MBA se enfrenta no es otro que el de cambio de rol de estudiante o alumno a profesional. Al alumno se le entrena en la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos, ya sea en el propio máster, ya con anterioridad —en el Grado, en la Licenciatura o en la Ingeniería— con casos a resolver reales, si bien se desarrollen en el aula y en un entorno académico.

Los titulados adquieren una sólida base práctica en el campo de la gestión empresarial, a la vez que desarrollan una amplia gama de destrezas analíticas y personales. Consiguen con ello un valor añadido sobre su formación previa y experimentan como tal formación puede utilizarse eficazmente en un contexto organizacional.

Para lograr estos objetivos el programa emplea una metodología docente basada en el método del caso, próxima a las prácticas habituales en el ámbito empresarial (puede verse en  esta página  en qué consisten los Talleres de Directivos) y que es conducida por docentes con una reconocida trayectoria en el ámbito universitario y en el ámbito profesional (puede verse en esta página el elenco de profesores).